MÚSICA LLANERA

TIRSO DELGADO (Sus Mejores Canciones)

tirso-delgado

A las Aves de Mi Llano



Caminaba en la llanura,
repasando una muleta,
le iba contando al camino,
una vuelta y otra vuelta;
viendo las aves volar,
resolví hacerme una apuesta:
Que en un inmenso poema,
buscando la rima y letra,
nombrarlas una por una,
con mi garganta poeta.


Me encaramé en un trompillo,
me senté sobre una horqueta,
divisé un viejo garzón,
exhibiendo su silueta,
gabán pionío y el huesito,
volando hacen la pirueta;
Me acordé del pato güire,
luego la garza paleta,
la morena y la chumbita,
en la rama gorobeta;
las zamuritas que, en grupo,
llegan a una laguneta,
la garcita veranera,
grita cuando está contenta;
se mira una garza blanca,
sobre la azul nube opuesta,
y las lindas corocoras,
cruzan la llanura inmensa.


Del patico latidor,
su nido es balsa maestra,
lo transporta a todas partes,
hasta que el pichón revienta;
se mira el pato codua,
zambullendo en la poceta,
jugueteando el yaguacito;
y el correto se alebresta,
majestuoso el pato real,
tiene la cabeza inquieta,
El patico zumbador,
y el tejé, tienen apuesta,
de caminar los raudales
de la llanura completa.


El patico carretero
acaricia su carreta,
deja escuchar el carraco
su carcajada secreta;
se escucha al toro de monte,
pitando porque no encuentra
su querida compañera
y la noche ya se acerca;
el rojizo bayetón
canta y silba con destreza;
también silba el azulejo,
con las alas entre abiertas;
canta la guacharaquita
con su música de orquesta,
la chiricoca gritando,
también anima la fiesta;
La chenchena en el guamal,
con serenata maestra,
le acompaña el arrendajo
con cántico de poeta;
y el gonzalito travieso,
canta por la misma letra.


Al güérere que madruga,
con su cántico de alerta,
le acompaña alcaraván,
con su cantar de retreta;
El cheo y la mirla siota,
forman una cantaleta;
al tautaco en el estero,
sus cantares se le aumentan;
el cubiro canta alegre,
cuando pasa una tormenta;
la golondrina alza el vuelo,
junto con la tijereta,
si canta la paraulata,
el alma se me atormenta;
nace amarillo el arauco
y ser muy gordo aparenta;
vive alegre el cardenal
sobre la llanura inmensa.


El loro real en la palma,
en el hobo, la pereza;
el titirijí en la mata,
con la lechuza traviesa,
el caminero en el suelo,
corre como una carreta;
la bonita guacamaya,
luce su blanca careta;
dos lindos cascabelitos,
salen de una ceiba hueca;
grita el arrendajo negro
y el piapoco tiene en cuenta,
que el pelícano maligno,
con pichones se sustenta;
el perico cara sucia,
con mastranto se alimenta,
se levanta la perdiz,
con copete de princesa
y una bonita tirana
con color de gallineta.

El toldito en el mamón,
el matraquero en su percha,
si grita un chicuaco de agua,
el mochuelo le contesta;
guarracuco en la sabana,
hace cueva en la banqueta,
Se mira un buche amarillo,
maltratando la cosecha,
y una bandada de cochas,
paradas sobre la cerca,
una nube de arroceros,
cae sobre lindas macetas;
la gurupa en el rastrojo,
que vive comiendo pepa,
y en la montaña el pajuil,
retumba su voz ronqueta,
una pava montañera,
grita y grita sin pereza.


Se escucha al carrao lejano
anunciando la tormenta,
y turupial de agua, silba,
con mucha delicadeza;
se lamenta la guacaba,
con su pico de peineta;
el pequeño tucucito,
ninguna flor deja quieta,
y que la quincha fatigosa,
más grande es una peseta;
del pájaro diostedé,
su pico es fina segueta,
cucarachero hace un nido
y al turpial se lo presta;
el gavilán altanero,
las gaviotas atormenta,
pero alcaraván playero
las defiende por su cuenta;
el zarnícalo descubre,
desde lo alto la maceta,
del manso gallito de agua,
que en el boral se aposenta,
un gallito azul turquí,
de cualquier bajío revienta;
muy quieto el pájaro vaco,
en el caño se encuneta,
el carpintero en su hueco
y bujío, el suelo calienta,
y el pobre llama a la plaga
en un mogote se aquieta.


El negrito tarotaro
picotea la tierra suelta,
un par de terén tentenes,
al estero dan la vuelta;
va el águila rapiñosa,
volando a diestra y siniestra,
con la águila medio luto
y la amarilla careta;
a un solitario origüelo,
el servidor espavienta,
chirigüare en tasajera,
anuncia la carne fresca;
el tente cuida a los niños
y el chirlobirlo impacienta,
chicuaquito siempre roba
los huevos a la culeca;
del bonito liberal,
rojita es su pluma esbelta;
una paloma torcaza
sale de entre la maleza,
y van cinco especies más
siguiendo la línea recta;
el rey zamuro en un tronco
se sacude y se encopeta,
viendo a guaras y zamuros,
que allá abajo en una calceta,
se comen una novilla
que ayer tarde estaba muerta.


Si se me olvidaron aves,
perdonen, amigos míos,
mi memoria esta indispuesta.

VOCABULARIO DE LA CANCIÓN

Campaña para proteger la Fauna silvestre en Arauca (2021)


Animales en la Vía


La Universidad Nacional de Colombia (UNAL), Sede Orinoquia, junto con Gestión Ambiental de Arauca, dieron, en agosto de 2021, inicio a la campaña de proteción de la fauna silvestre de la orinoquia, especialmente, en las principales vías de la región, donde se presenta el mayor número de atropellamientos de este tipo de animales.

Los animales más atropellados

Según Ana María Romero, coordinadora del proceso misional de Extensión, las zarigüeyas, los osos hormigueros y palmeros, zorros, iguanas, tigrillos y armadillos son las especies más reportadas por atropellamiento en la vía principal del departamento de Arauca, debido al alto tráfico vehicular y al poco cuidado que les brindan los conductores a estas especies emblemáticas de los llaneros.

Más Fauna Llanera

Flora Llanera


Aves del Llano (Documental)


Solicite su Canción Llanera Preferida y se la Enviamos GRATIS por yahoo E-mail


Usamos cookies propias y de terceros para estadísticas y publicidad personalizada.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. X +Info