MÚSICA LLANERA

WALTER SILVA (Éxitos)

Agregar al vocabulario llanero Agregar palabra al vocabulario llanero

Pan de Pobre (6 min 36 seg)



Desenrede camarita y péinele familita la cabellera del arpa,
que yo la estoy enredando con el trino e mi garganta
y después que se enchicuaque, padre nuestro, madre santa,

tendrán coplero pa rato, con versos criollo y natos
y hasta pa una serenata, porque yo soy un llanero campesino hasta la cacha;
el sol me curtió los lomos, halando peinilla y hacha.

Tengo un pedacito e tierra, camarita, se lo juro, donde ordeño cuatro vacas
y un revolcadero e burros que me escrituró mi taita;
por pequeño, no le quedan por fuera al burro las patas.
Allá tengo mi caballo: un amarillo jovero, cruzado, con dos patas blancas;
un perrito cazador, hijo de una perra zata; por cierto, ahorita anda renco, pues lo malogró una váquira.

Con mucho gusto señores, les dibujaré mi casa:
Allá en la caballeriza, donde mi estirpe descansa, tengo las sillas y el freno, dos bozales y una manta;
nido de avispa en el techo, de buen agüero, si son chunchula y chinata, y en los chumbos de la silla, familita,
no me faltan el frasco de la creolina y el martillo con las grapas,
la sierra de estoconar, un cabo e soga pegao.
En las tardes se amaranta una carama e venao, donde está guindaa una gasa;
un rollo de falseta negra, dos arciales y una jáquima;
maniadores y una suelta, una josa y gurupera, tres sogas de mi confianza.
Al garabato soguero si le vieran su arrogancia,
porque cuelga un tapaojo y un par de espuelas de plata.
Vayan que yo los atiendo, verdad, familia, con cariño y con constancia;
aunque vivo pobremente, a mi Dios, le doy las gracias,
porque aunque sea pa sentarnos, hay taburetes y bancas.

Gracias a mi Dios eterno, todavía estamos comiendo topocho
y suero con pasta; de vez en cuando se juntan el arrocito
con lapa o algún chácharo en el monte que mi perrito levanta.

Mi mujercita, una criolla, de entre El Totumo y La Chapa,
se la pasa noche y día, patio, cocina y su rancha, pendiente
que en el fogón los quinchonchos no hagan falta, fachosa
de sus tripones, dos negritos barrigones, chorriados de mango
y de parcha; pa donde van esos carajos, atrás va una guacharaca
que criaron desde pichona y ahora, no les pierde pata.

Negrita de piel curtida, de esas que ordeñando cantan:
"Ponte ponte, pan de pobre, que ya llenó la camasa, ya te suelto tu becerro y la canoa tiene melaza".
También sabe hacer un queso, le echa suero a los marranos,
después de sacar la nata, demasiao fundamentosa, lo digo sin alabanza,
no la comparo con otras, porque le sobra la casta.

Mis suticos consentidos, cuando me ven que yo asomo, llegando a la punta e mata
arrancan ajilaítos, se suben a puerta e tranca
y le gritan a su mama: "Mamita hay viene mi taita".
Sale el más pijoterito: "Bendición mi papaíto, mónteme un ratico en anca";
Marliton, es el mayor; Waltercito, ya lo alcanza;
los dos bañan el caballo mientras mi negra me abraza.

Cuando llega el mes de junio, pasa el trabajo en los fundos
y mi caballo descansa; descuelgo los guindaderos en tirantes
entre brancas, me despido e mi pareja, enrollandito mi hamaca.
Será hasta el año que viene, con apero y soga nueva, bien curtida de esperanzas;
mi caballito engordao ligero como una lanza,
le correrá de a piecito a cualquier res cachilapa.

Ahí me dedico a mi rancho, a la vieja, a los muchachos,
con mucha perseverancia, viviendo del ganaíto que ha producido la bonanza;
luchando con el vecino, dando vuelta por la alianza;
callejoniando la cerca, esmatonando maleza
que al gamelote encayapa; amuelo una lengua e gozo,
con caucho enrollado en la cacha y me voy para el conuco para darle otra semblanza.

Cuando veo los chiriguares y el ganaíto rodeado de abundante garza blanca,
los encierro en el corral, oyendo una paraulata,
silbando en tono menor, pero con una nostalgia; una bomba en las costillas,
ahí, me la guindo enseguida, para bañar becerro y vacas,
pa librarlos de la mosca y lote de garrapatas,
que recoge el ganaíto, por ahí corriendo las guascas.

Esta canción tan criollita, me supo como a madroña, maririto y albahaca,
nariguera de buey cuando lo talla la gasa
y como a sudor de bestia, cuando larga la cachaza;
como a pisillo e venao, a tortilla de yema e baba
y a morrocoy en hallaca; a guiso e caripatúa,
en tiempos de semana santa, a sancocho e curito
y arroz claro con galápaga.

VOCABULARIO DE LA CANCIÓN


Escuchar Canciones de Walter Silva Online (Más de 120 Éxitos Llaneros)


Solicite su Canción Llanera Preferida y se la Enviamos GRATIS por yahoo E-mail


Usamos cookies propias y de terceros para estadísticas y publicidad personalizada.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. X +Info